.

.

martes, 10 de agosto de 2010

Vacío (Microrrelato)





Oyes pasos detrás de ti, y apenas te atreves a mirar...
Tu respiración se acelera, a medida que los pasos se escuchan más cerca. El viento susurra entre las ramas palabras ininteligibles, y un lamento flota en el bosque; un sollozo, como de un niño, te sigue, se va acercando a ti...
Miras de soslayo y no ves nada, salvo el camino que tus pies han recorrido. Y de pronto no recuerdas a dónde querías llegar, y el bosque parece infinito; solo ves árboles a un lado y otro, y tu corazón late más deprisa. Quieres gritar, y corres por el sendero que se abre frente a ti; sientes como los seres invisibles del bosque te vigilan, y te preguntas si alguno te querrá ayudar. ¡Te has perdido!
Todo se vuelve oscuro, a tu alrededor, y las hojas secas grujen bajo tus pies, hasta que de pronto, pierdes el contacto con el suelo, y caes, caes, te precipitas en un vacío silencioso y sigues cayendo, y gritas, tratando se asirte , en vano, a algo, pero no hay nada, solo es vacío...

Abres los ojos, y no sabes dónde estás; tal vez ha sido todo una pesadilla.

1 comentario:

Simonetta Vespucci dijo...

Logradisima atmosfera de pesadilla y vacío...cuantas veces nos sobrecoge estar perdidos..y despertamos..