.

.

miércoles, 22 de septiembre de 2010

Golem (poema)





Te doy la vida y la muerte, 
con una sola palabra... 
Sin sangre ni venas, 
sin un corazón que golpee tu pecho, 
te levantas y caminas, 
y tu sombra recorre el suelo empedrado, 
entre las callejuelas del gueto. 
Ni el rayo ni las antorchas te amedrentan, 
pues nada eres, 
salvo arcilla animada, 
sin alma, 
con los rasgos que yo te di, 
al modelarte con mis manos. 
Al llegar la noche, 
te borro la verdad,
y con ella te paralizo, 
convertido en un ser inerte. 
Y la muerte, 
que inmoviliza tos miembros, 
no corromperá tu cuerpo,
pues solo eres arcilla. 
Verdad y muerte, 
día y noche... 
y arcilla convertida en guardián, 
en las calles de Praga.


Amalia Sánchez 



2 comentarios:

Simonetta Vespucci dijo...

Crear,dar vida,poderoso don..
Arcilla somos solamente a veces,en las calles de cualquier ciudad..
Impactantes palabras..
Un beso..

PEMM dijo...

Fantastico Noe...!!!
Hermoso poema y hermosa e inquietante leyenda la del Golem de Praga...