.

.

viernes, 15 de agosto de 2008

De la nada (Poema)




Largas noches sin abrazos,

en una piel huérfana de caricias.

Los silencios atronadores

se suceden en la habitación,

y las horas pasean lentamente

por las esquinas del reloj.

No quiero un amor rutinario,

sino un incendio en mí,

y que tú te quemes a mi lado,

aunque el mundo se hunda mañana.

Que tus manos me reinventen,

como si mi carne fuera arcilla

y me modelen de la nada,

y mis labios dibujen tu ser,

con los ojos cerrados,

siguiendo de memoria

los caminos secretos de tu piel.







Selene

1 comentario:

luz_de_rayo dijo...

Sigue escribiendo así de bien y me pasare mas a menudo x aquí ; ), muy bueno tu blog.