.

.

martes, 9 de agosto de 2011

Dante (Poema)





Miras a la otra orilla...
la barca espera
bajo la luz plateada de la luna.
¿Quién eres,
sombra que a mí te aproximas?
¿Eres el guardián del inframundo?
Y te echas hacia atrás,
con el terror a lo desconocido...
Virgilio se hace visible,
llevando la luz,
hacia el Infierno y el Purgatorio.
Dante camina junto a él,
reconociendo al poeta,
a su faro entre las tinieblas...
Un círculo desolador,
y luego otro, y otro
repletos de los rostros
de los Siete Pecados Capitales,
en busca de la paz de espíritu,
del rostro de Beatriz...
Cavernas que recorrer
y un aprendizaje
con la luz de la razón,
iluminando el interior de la mente
y un alma que aprende...


Noemí Valle

1 comentario:

Simonetta Vespucci dijo...

En medio del camino de la vida...todo el infierno y todo el cielo..
Un extraño amor magnificado en leyenda
para la posteridad, el eco de una vida y su obra convertido en eterna resonancia.
Hermosa inspiración.
Un beso y feliz finde...