.

.

lunes, 10 de enero de 2011

Ricardo III (poema)



La Rosa Blanca se tiñe de rojo,
y de su pecho cae la sangre
a la tierra cansada de guerras,
de hijos que abonan los campos,
con sus cuerpos mutilados.
York ha caído,
como cayó la Rosa Roja,
por la espada,
que cercenó la herencia
de Lancaster...
Ricardo, sin escapatoria,
con el acero cerniéndose sobre su cuerpo.
La sangre sale a borbotones,
del pecho de quien un día luchó contra la Rosa Roja...
Nadie puede ya salvar a su rey,
todo está perdido en Bosworth,
y la vida se le escapa en su último aliento,
con la mirada perdida hacia el cielo...


Noemí Valle