.

.

miércoles, 14 de enero de 2015

Madrugada (reflexiones)

Se fue hace cuatro meses ya y perdí la inspiración. Perdí el don de la palabra, porque el dolor es grande todavía. Es tarde y no puedo dejar de acordarme de cuando escribía y ella me miraba, tumbada sobre la mesa del ordenador. Sus ojos redondos y verdes me contemplaban con placidez, mientras yo me estrujaba los sesos en ese poema que me ocupaba la mente. A veces ronroneaba y ese sonido de fondo me hacía mecerme en un estado de relajación. Y las palabras fluían, por sí solas, como ahora lo hacen las lágrimas. 

Me quedé sin palabras; desde entonces las persigo, corriendo con dificultad, tras ellas, o las espero, como el que espera la llegada de un barco, para ver caminar por la pasarela a un ser querido que se fue hace mucho y se añora. Los duelos me nublan la mente, tal vez... Mi duelo por Luna me ha dejado muda, sin poemas, con un corazón que tiembla cuando digo su nombre. Y mi cuaderno, huérfano de mis palabras, espera que vuelva a escribir, derramando historias en tinta. 







Amalia Sánchez






4 comentarios:

M. dijo...

Hola, bonitos poemas (:

daniel dijo...

Espero todo vaya bien, muy sincera hablando.

Veronica Sigala dijo...

Hermoso poema!

Ana A.L.P dijo...

Querida Noemí,te dejo aqui un abrazo grande y mi sentir por tu dolor.Mi Selene también habita ya en el cielo gatuno, aunque nos dejó antes toda una constelación de descendientes... Te recuerdo siempre con afecto, desde mi silencio.
A.