.

.

domingo, 9 de septiembre de 2012

Elegía

Tiembla el pulso
y se nubla la mente; 
los puntos débiles 
que convierten en la nada
mis pensamientos, 
frente a un papel... 
Libérame del silencio
que atrapa mi garganta, 
déjame volver a contar
cómo son los seres 
que pueblan mi imaginación.
Volver a ser yo, 
sentir que mis manos traducen
lo que les dicta mi mente...



Noemí Valle

1 comentario:

Mcarmen Fabre dijo...

Sencillamente fabuloso.

Enhorabuena, Noemí y gracias.